Rating
@orcoandmehas rated as #VeryInhuman to@barentrepenas 24 Nov 12:20

Espero que el hecho que os voy a contar sirva para que no le vuelva suceder algo así a nadie en éste y en ningún otro bar. El pasado sábado 26 de octubre salí con mi chico en Léon, para enseñarle nuevos lugares del húmedo porque él no es de allí, y nos digirimos a la plaza de las tiendas. Sobre la hora de cenar entramos en el Bar Entrepeñas, que es un pequeño bar de madera enfrente de la mercería donde también puedes comprar embutidos. Pedimos unos vinos del Bierzo y fuimos pagando las copas conforme íbamos bebiendo y tomando las tapas de embutido.

Entre copa y copa hablamos con el chico jóven que había en el mostrador, que era el dueño, y le dijimos que pinchaba muy buena música y que el local antes no era así. Nos explicó que era el dueño desde hace poco y le dimos la enhorabuena por el nuevo enfoque del local. Hacia la media noche el bar empezó a estar lleno y nos pusimos a charlar con otra gente.

Cuando decidimos marcharnos para ir a otro sitio, yo salí primero y mi chico se quedó recogiendo las cazadoras. Para mi sorpresa, la puerta del bar se cerró y yo me quedé fuera. Empecé a golpear la puerta y no abrían, y empecé a preocuparme porque tuve la corazonada de que algo estaba pasando dentro. Cuando por fin me abrieron, 5 minutos después de estar llamando a la puerta, mi sorpresa fue enorme. Tres matones que estaban dentro del bar haciéndose pasar por clientes, habían pegado mi chico de 43 años dándole puñetazos delante del resto de clientes del bar, y sin poder hacer nada para evitar males mayores. La cuestión fue que cuando mi chico salió detrás de mi para ir a otro local, los tres matones se digieron a él para decirle que debíamos consumiciones, y entonces mi pareja les preguntó que cuánto era y que si podíamos pagar con tarjeta. Al no llevar dinero en efectivo les pidió que le dejaran ir al cajero más próximo, puesto que el resto de consumiciones de toda la noche estaban pagadas, y SIN MEDIAR PALABRA DIRECTAMENTE SE PUSIERON A PEGARLE con el beneplácito por supuesto del dueño. Tras el grave incidente fuimos a un cajero a sacar dinero y volvimos al Bar Entrepeñas para pagar lo que faltaba,ya que los dos somos personas normales, con familias normales, y además emprendedores y conocidos en nuestros ámbitos profesionales y personas de bien. Pues esta vez casi no nos pegan a los dos. ES UNA VERGÜENZA que pasen estas cosas en el siglo XXI y que haya semejantes salvajes en el mundo dirigiendo negocios y tratando con personas. Me duele aún más que os llaméis leoneses. Y lo denuncio aquí públicamente, con mis nombres y apellidos, Noemi Barrientos, porque no me dais miedo, sois peores que las alimañas.

Loading... Getting information to complete request.

This site uses cookies to let you have the best user experience. If you keep on browsing you are giving us your consent both to the acceptance of such cookies and to our cookies policy. Click the link for more information.